DECLARACIÓN: CAP Sobre el Horrible Ataque de la Legislatura de Arkansas Contra los Niños Transgénero

Washington, D.C. — Apenas 24 horas después de que el gobernador Asa Hutchinson (R) emitiera un veto a H.B. 1570, proyecto de ley que prohíbe la atención de salud para los jóvenes transgénero del estado, un grupo de legisladores liderado por republicanos votó para revocar su veto, aprobando la ley anti-transgénero más extrema del país.

En su veto del proyecto de ley el lunes, el gobernador Hutchinson advirtió que la legislación era extrema y representaba una extralimitación dramática del gobierno estatal en las decisiones de atención de salud tomadas por las familias y sus proveedores médicos. También es un ataque abominable contra los jóvenes transgénero, que ya soportan casos desproporcionados de violencia y discriminación, incluso sin la ayuda de su propio gobierno.

En respuesta a la votación de hoy, Winnie Stachelberg, vicepresidenta ejecutiva de Asuntos Externos del Center for American Progress, emitió la siguiente declaración:

Un grupo de legisladores liderado por republicanos en Arkansas, votó hoy para poner en riesgo la vida de los niños. Los jóvenes transgénero, sus padres y aliados, toda la comunidad médica y el propio gobernador republicano del estado, han condenado esta ley como aborrecible, inmoral, peligrosa y extrema. Nada de eso les importó a los legisladores estatales empecinados en antagonizar a los niños.

Los jóvenes transgénero están entre las personas en mayor riesgo en el país de sufrir discriminación, violencia y depresión. Tener acceso a una atención de salud adecuada que reafirme el género era el mínimo absoluto que se les permitía a estos niños y sus familias, sin embargo, los republicanos de Arkansas no pudieron esperar ni un día después del veto del gobernador Hutchinson para arrancárselo. Si simplemente no se hubieran presentado a trabajar durante el resto de sus mandatos, Arkansas sería un lugar mejor de lo que es hoy.

Si hay alguna buena noticia en Arkansas hoy, es que los jóvenes transgénero han demostrado ser mucho más resilientes y tenaces que las personas que les continúan fallando en la capital del estado. Nuestro sistema judicial ha dejado muy claro que los estadounidenses transgénero están protegidos de los mismos tipos de discriminación que este proyecto de ley busca imponer y será sólo cuestión de tiempo antes de que los tribunales derriben este proyecto de ley por inconstitucional. Lo único permanente de la votación de hoy es la mancha moral que deja en los 25 senadores estatales y 71 representantes estatales, que situaron su propio fanatismo por encima de la vida de los niños.

Para obtener más información o hablar con un experto, no dude en contactar a Ricardo Rauseo a rrauseo@americanprogress.org