DECLARACIÓN: Winnie Stachelberg de CAP Condena los Trágicos Tiroteos en Georgia

Washington, D.C. — Anoche, un hombre armado mató a ocho personas e hirió a varias más en diversos negocios en el área metropolitana de Atlanta. Seis de las víctimas eran asiáticas y todas menos una eran mujeres. Winnie Stachelberg, vicepresidenta ejecutiva de Asuntos Externos del Center for American Progress, emitió la siguiente declaración:

Mientras aún se desconoce mucho sobre lo transcurrido ayer en Atlanta, los informes iniciales apuntan a tres elementos que, como mínimo, justifican una mayor investigación: la prevalencia continua de la violencia con armas de fuego, el aumento de los crímenes de odio contra los asiáticos y el aumento de la brutalidad basada en género, especialmente contra las mujeres de color.

El año pasado ha visto un preocupante aumento de la violencia contra las mujeres, tanto a nivel nacional como en todo el mundo, ya que muchas comunidades lidian con los efectos de la pandemia. Lo que sabemos es que necesitamos más recursos en terreno -desde refugios hasta consejeros experimentados así como profesionales de la salud y otro tipo de apoyo- para ayudar a quienes corren mayor riesgo. También debemos enfrentarnos a la realidad de que las mujeres de color son con demasiada frecuencia blanco de violencia así como deshumanizadas debido a prejuicios arraigados en la raza, género y etnia. Tenemos la obligación de descubrir lo que sucedió aquí y actuar para asegurar que las mujeres de color obtengan la protección que merecen, incluida la reautorización de la muy atrasada Ley de Violencia contra la Mujer.

Los crímenes de odio dirigidos contra los estadounidenses de origen asiático se han disparado en el último año, liderados en parte por comentarios irresponsables del ex presidente y sus aliados políticos, que se han esforzado por culpar falsa y maliciosamente a la comunidad asiática-estadounidense de la pandemia de COVID-19. El extremismo violento en general ha aumentado de manera constante y sin cesar durante la última década. El horrible tiroteo masivo del martes en Georgia es un resultado trágicamente predecible de la creciente incitación a la violencia por parte de individuos motivados por el odio.

Desafortunadamente, las armas de fuego se utilizan con demasiada frecuencia para perpetrar actos de violencia motivados por el odio. Desde 2010 hasta 2019, se estima que 92.000 delitos de odio involucraron el uso de un arma. Además de tomar medidas urgentes para abordar los delitos de odio en este país, necesitamos acciones para abordar las mortales lagunas en las leyes de armas de nuestra nación, que permiten que extremistas violentos tengan fácil acceso a las armas.

Las fuerzas del orden deben desplegar todas las herramientas a su disposición para llevar a cabo la investigación a fondo y con estas tres inquietudes en mente, así como también con la sensibilidad cultural y la conciencia necesarias para obtener la confianza de la comunidad.

Para obtener más información o hablar con un experto, no dude en contactar a Ricardo Rauseo a rrauseo@americanprogress.org.