DECLARACIÓN: Economista de CAP Michael Madowitz Sobre el Informe de Empleo de Septiembre de 2020

Washington, D.C. – Tras conocerse hoy las nuevas cifras de empleo de septiembre de 2020 de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, el economista del Center for American Progress Michael Madowitz emitió la siguiente declaración:

El Departamento de Trabajo de EE.UU. informó que la economía del país agregó 661.000 empleos en septiembre y que la tasa de desempleo cayó al 7,9% por ciento, lo que refleja grandes salidas de la fuerza laboral.

El informe de empleo de hoy confirma que el presidente Trump no sólo ha presidido una de las peores crisis económicas en la historia de los Estados Unidos, sino que es el único presidente que se registre en la historia que ha presidido la pérdida neta de empleos.

La negativa del presidente a tomar en serio la crisis de salud pública del coronavirus ha lanzado la economía al caos. También hay buenas razones para cuestionar la durabilidad de los logros de hoy. Estas cifras no reflejan la serie de graves anuncios de despidos y licencias sin goce de sueldo que han tenido lugar sólo esta semana: Disney anunció el despido de 28.000 trabajadores, United dio licencia sin goce de sueldo a 13.400 y Shell está despidiendo a 9.000 trabajadores adicionales. Y eso es sólo la punta del iceberg. El número en el titular de hoy tampoco refleja las profundas desigualdades que se incorporan al mercado laboral. La tasa de desempleo de los estadounidenses afroamericanos es el doble que la de los estadounidenses blancos y la administración no ha propuesto nada para reducirla. La tasa de desempleo de los hispanoamericanos es casi 1,5 veces que la de los estadounidenses blancos.

El empleo de las mujeres ha recibido un golpe sin precedentes en esta recesión, con los economistas temiendo una generación perdida de madres que quedarán marcadas permanentemente por la recesión y el fracaso para enfrentarla. Este mes, el número de mujeres que abandonó el mercado laboral fue mayor que todos los empleos que se generaron. Muchos gobiernos estatales y locales -que juntos representan el 14 por ciento de todos los empleos estadounidenses y emplean de manera desproporcionada a trabajadores y mujeres negros- enfrentan drásticos despidos porque la administración no está dispuesta a ayudar a las ciudades, no a los pueblos y distritos escolares que enfrentan crisis presupuestarias.

La verdad es que el mercado laboral está en un estado mucho peor de lo que debería. La incapacidad de la administración Trump y del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY), de armar un paquete de ayuda sustancial -como advierten muchos economistas- está allanando el camino para que los Estados Unidos entre en una recesión profunda y prolongada, que perjudicará más a aquellos que menos pueden permitírselo. También amenaza con causar un daño permanente a los millones de niños que no pueden ir a la escuela de manera segura, así como a las millones de personas -desproporcionadamente mujeres- que se enfrentan a cargas de cuidados adicionales.

La obstaculización de la administración Trump y el líder McConnell por meses de un paquete de ayuda contrasta fuertemente con la velocidad con la que están metiendo a una nominada a la Corte Suprema de EE.UU., quien sellará automáticamente su agenda de derogar la Ley de Salud Asequible y despojará de atención de salud a más de 20 millones de personas en medio de una pandemia. Sus prioridades son claras: despojar a los estadounidenses de atención médica viene antes que salvar la economía. Los 10,7 millones de personas que han perdido su empleo desde marzo están pagando el precio.

Para obtener más información o hablar con un experto, no dude en contactar a Ricardo Rauseo a