DECLARACIÓN: Economista de CAP Michael Madowitz Sobre el Informe de Empleo de Mayo de 2020

Washington, D.C. — Tras conocerse hoy las nuevas cifras de empleo de mayo de 2020 de la Oficina de Estadísticas Laborales, el economista del Center for American Progress Michael Madowitz emitió la siguiente declaración:

La autocomplacencia del presidente Donald Trump por la economía es preocupante, cuando el desempleo continúa muy por encima de las cifras de la Gran Recesión. Sobre todo porque él y los líderes republicanos en el Congreso buscan cortar la ayuda federal que, hasta la fecha, ha ayudado a prevenir una crisis incluso peor y se niegan a prepararse para una segunda ola del coronavirus.

Mientras los datos publicados esta mañana tomarán tiempo en analizarse, una tasa de desempleo del 13,3 por ciento no es nada para celebrar: es la segunda más alta registrada e indica una economía en profunda aflicción. Además, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., estos números probablemente subestiman la tasa oficial de desempleo en aproximadamente 3 puntos porcentuales debido a la dificultad de realizar encuestas durante una pandemia. La medida más amplia de subempleo, U6 -que incluye trabajadores a tiempo parcial involuntario- sugiere que más del 20 por ciento de los estadounidenses no tiene trabajo o está subempleado.

La conclusión es que decenas de millones de estadounidenses han perdido sus empleos en los últimos meses. Hay evidencia contundente que indica que el daño será prolongado. Esta semana, la Oficina de Presupuesto del Congreso estimó que la recesión actual conducirá a una pérdida de $15,7 billones en el producto interno bruto durante la próxima década y que las tasas de desempleo se mantendrán por encima del 8 por ciento al menos hasta 2021. Comparaciones internacionales muestran que la economía de EE.UU. no tenía por qué estar así. Corea del Sur, que tuvo su primer caso COVID-19 el mismo día que Estados Unidos pero respondió de manera mucho más agresiva y efectiva, tiene una tasa de desempleo del 3,8 por ciento.

El número de desempleo de primera calidad del 13,3 por ciento oculta tasas de desempleo y pérdidas de empleo aún más abrumadoras para los trabajadores negros y latinxs, que ya no reciben una parte justa de las ganancias económicas en la última expansión. Sus tasas de desempleo llegan al 16,8 por ciento y 17,8 por ciento, respectivamente, y los trabajadores negros no fueron parte de la disminución de las tasas de desempleo este mes. Las mujeres de color enfrentan una discriminación laboral aún peor. La tasa de desempleo para las mujeres negras aumentó ligeramente en un 16,5 por ciento, mientras que la de las latinas ahora es del 19 por ciento. Estas cifras sólo comienzan a cuantificar el dolor económico extremo causado por el liderazgo caótico e inadecuado de la administración Trump en los últimos meses y cómo ha ignorado continuamente la difícil situación de tantas personas. En particular a las personas de color en los Estados Unidos.

En contraste con el sector privado, los gobiernos estatales y locales eliminaron 550.000 empleos este mes y más de un millón de educadores públicos perdieron sus empleos en los últimos dos meses. Algo que demuestra que la necesidad de un apoyo continuo del gobierno estatal y local sigue siendo extrema. A pesar de los pronósticos económicos nefastos y las crecientes señales de crisis para los gobiernos estatales y locales, la administración Trump ha hecho poco para abordar la crisis de salud pública o económica que enfrenta el país.

El mes pasado, la Cámara de Representantes de los EE.UU. aprobó un proyecto de ley de alivio de $3 billones -la Ley HEROES- que proporcionaría ayuda a las pequeñas empresas en apuros económicos; a los estados y municipios con problemas de efectivo, y las familias que intentan poner comida en sus mesas. La administración Trump está buscando terminar con los beneficios de desempleo de emergencia en lugar de extenderlos -que vencen a fines del próximo mes- para los más de 42 millones de estadounidenses recién desempleados.

La falta de acción del presidente Trump en la pandemia del coronavirus y la economía contrasta fuertemente con la rapidez con la que incitó a la violencia contra los ciudadanos estadounidenses que protestan contra la brutalidad policial hacia los afroamericanos, amenazando con usar el ejército estadounidense contra sus conciudadanos, y luego con gases lacrimógenos a los manifestantes pacíficos para poder organizar una sesión de fotos frente a un lugar sagrado de culto.

Ya es hora que la administración se reconcilie con las formas en que está perjudicando activamente al país y a su gente, reconozca el impacto dispar en las personas de color, y se una para proteger en lugar de amenazar el bienestar de las personas y sus vidas.

Para ver los últimos insumos de CAP sobre el coronavirus, visite nuestra página con información sobre coronavirus.

Para obtener más información o hablar con un experto, no dude en contactar a Ricardo Rauseo a ‮gro.ssergorpnacirema@oesuarr