DECLARACIÓN: El Intento de Trump de Desgarrar a Nuestro País Debe Ser Rechazado, dice Neera Tanden de CAP

Washington, D.C. — Después de varios días de protestas contra la brutalidad policial hacia los Afroamericanos, el presidente Donald Trump pronunció un discurso amenazando con usar el ejército contra los estadounidenses que ejercen sus derechos de la Primera Enmienda. Tras su discurso, Neera Tanden, presidenta y directora ejecutiva del Center for American Progress, emitió la siguiente declaración:

En vez de hacer algún intento para sanar a esta nación, las acciones y palabras del presidente Trump están desgarrando al país, y recae sobre cada funcionario de gobierno de ambos partidos y cada ciudadano rechazar su llamado.

Los estadounidenses, particularmente los Afroamericanos, están de luto. Ese duelo refleja una tragedia que se ha desplegado desde el comienzo de nuestro país, un pecado original, y se ha visto obligado ante nuestros ojos video tras video. Pérdida tras pérdida. Un asesinato tras otro de un estadounidense negro a manos de oficiales de policía. Es una desgracia en nuestra historia que este dolor se haya ignorado incluso cuando nos ha mirado fijamente a la cara durante tanto tiempo.

Hay fuerzas positivas trabajando por el cambio en nuestro país para detener los continuos asesinatos de Afroamericanos, en particular, y para estar a la altura de los ideales sobre los que se fundó nuestro país. Lamentablemente, como suele ser el caso, el presidente Trump ha sido parte del problema, no de la solución. Como presidente, él ha alentado explícitamente la violencia policial, ignoró totalmente las políticas concretas desarrolladas por su predecesor junto con los líderes activistas y ahora militarizó la capital de la nación para una sesión de fotos. Más encima, ahora amenaza con usar el ejército de los Estados Unidos contra los ciudadanos estadounidenses en todo el país. Esto no sólo está mal: es ilegal, autoritario y contrario a los principios de nuestra Constitución.

Sentimos la ira y la desesperación inundando nuestras calles, y nos unimos a aquellos que protestan pacíficamente por la justicia racial. Debemos escuchar y levantar las voces esperanzadoras que pueden guiar el camino hacia un progreso real. Los líderes de ambos partidos deben unirse, dejar de lado las tácticas políticas baratas como las del presidente Trump y comprender la agonía de nuestros conciudadanos estadounidenses.

Esta herida enorme y abierta en nuestro país no se curará de la noche a la mañana. Pero si usamos este momento no rasgar más la herida sino para comprometernos más que nunca a su curación, podemos superar obstáculos aparentemente insuperables como lo ha hecho nuestro país antes.

Para obtener más información o hablar con un experto, no dude en contactar a Ricardo Rauseo a ‮gro.ssergorpnacirema@oesuarr