COMUNICADO: Un Proyecto de Ley de Alivio Integral de “Fase IV” por Coronavirus de Debe Incluir Protecciones Para Inmigrantes Indocumentados

Washington, D.C. – Un nuevo análisis del Center for American Progress examina la importancia de proteger durante la crisis del coronavirus a los 10.6 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos. Los inmigrantes indocumentados son una parte importante de la sociedad y economía estadounidense. La mayoría de ellos han vivido en el país durante más de una década y contribuyen con decenas de miles de millones de dólares anuales en impuestos colectivamente, financiando programas críticos como el Seguro Social y el Medicare. Los trabajadores indocumentados también trabajan desproporcionadamente en áreas que ahora se consideran esenciales, como la atención médica y la agricultura.

A pesar de sus muchas contribuciones, los inmigrantes indocumentados están excluidos en gran medida de beneficiarse de los primeros tres paquetes de ayuda del Congreso por coronavirus. Los contribuyentes indocumentados y sus familias -incluidos sus hijos que son ciudadanos estadounidenses- no serán elegibles para los pagos directos de $1.200 para contribuyentes solteros y $500 para niños bajo la Ley Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act (CARES, por sus siglas en inglés). Tampoco tienen acceso adecuado a tratamiento médico, incluidas las pruebas COVID-19 o el seguro de desempleo. Muchos de ellos, además, viven con el temor de ser deportados.

En “A Phase 4 Coronavirus Relief Bill Must Include Protections for Undocumented Immigrants”, Ryan Zamarripa, director asociado de Política Económica, ofrece las siguientes recomendaciones para que el Congreso promulgue en su próximo paquete de alivio por coronavirus, para proteger a este sector vital de la población de EE.UU. así como mitigar la crisis nacional económica y de salud pública:

  • Todas las personas que residen en los Estados Unidos debieran tener acceso a las pruebas y el tratamiento de COVID-19, independientemente de su estado migratorio. Incluso el presidente Donald Trump reconoció que esta es una medida esencial de salud pública.
  • Las familias de estatus mixto y los inmigrantes indocumentados debieran tener acceso al apoyo económico de emergencia. Es en el mejor interés de la economía que todos los residentes elegibles por su nivel de ingreso reciban pagos de estímulo directo del gobierno federal, para ayudar a las personas a llegar a fin de mes así como inyectar dinero en la economía. La eficacia de la Ley CARES sólo se atenúa cuando ciertos segmentos de la economía están excluidos de su disposición de pago directo.
  • Todos los que presenten declaraciones de impuestos, independientemente de su estado migratorio, debieran tener acceso extendido a los beneficios de desempleo, incluido el seguro de desempleo y la licencia familiar remunerada por enfermedad relacionada con el COVID-19.
  • En este momento crítico, el Congreso debe garantizar que los trabajadores inmigrantes no sean removidos innecesariamente de la fuerza laboral. El Congreso debiera extender automáticamente los permisos de trabajo que vencen en 2020, e instar a la administración a permitir que los profesionales de la salud nacidos en el extranjero utilicen plenamente su capacitación.
  • El Congreso debiera asegurarse que el temor a la aplicación de la ley de inmigración no obstaculice el acceso a la atención médica y otros servicios necesarios. Debiera instar al Ejecutivo a no realizar actividades de ejecución de la ley de inmigración cerca de lugares de atención médica, así como suspender formalmente la regla de carga pública.

“Durante mucho tiempo, los trabajadores indocumentados han sido esenciales para mantener a los Estados Unidos en funcionamiento, pero ahora más que nunca, han puesto en riesgo su salud y la de sus familias al trabajar para mantener a los Estados Unidos alimentado y atendido durante la crisis de salud pública más grave del siglo. A pesar de esto, el Congreso no los ha incluido completamente en sus primeros tres paquetes de alivio por coronavirus”, dijo Zamarripa. “En su cuarto paquete, el Congreso debe reconocer que proteger a los inmigrantes indocumentados no sólo es moralmente imperativo, sino también una prioridad económica y de salud pública cruciales. Las crisis económicas y de salud pública están perjudicando severamente a todos los que viven en los Estados Unidos y el país no se sobrepondrá de ninguna de ellas a menos que todos estén incluidos en la recuperación”, agregó.

Lea la columna: “A Phase 4 Coronavirus Relief Bill Must Include Protections for Undocumented Immigrants” por Ryan Zamarripa.

Recursos relacionados:

Para ver los últimos insumos de CAP sobre el coronavirus, visite nuestra página con información sobre coronavirus.

Para obtener más información o hablar con un experto, no dude en contactar a Ricardo Rauseo a ‮gro.ssergorpnacirema@oesuarr