DAPA es importante para familias estadounidenses a través del país

A 2-year-old watches his parents take part in a rally for immigration reform at the Supreme Court in Washington, November 20, 2015, on the one-year anniversary of President Barack Obama's announcement concerning DAPA.

En el 18 de abril, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos escuchara argumentos del caso United States v. Texas, la demanda que está impidiendo la implementación de la expansión de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA y la creación de la Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales, o DAPA. Estas leyes permiten que ciertos inmigrantes indocumentados quienes vinieron a este país como niños o son padres de ciudadanos estadounidenses, o residentes permanentes a soliciten una protección temporaria contra la deportación y la oportunidad para aplicar para obtener un permiso de trabajo.

Más de 6.1 millones de ciudadanos estadounidenses a través de nuestro país viven con un familiar con peligro de ser deportado si el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dicta contra DAPA en el caso United States v. Texas.  California, quien se unió con 15 otros estados y el Distrito de Columbia en enviar un escrito legal apoyando las acciones ejecutivas, tienen más de 1.8 millones de ciudadanos estadounidenses con familiares que califican para DAPA.  Texas, quien inicio la demanda contra la implementación de DACA y DAPA, tiene la segunda cantidad mayor de ciudadanos estadounidenses que serían afectados por el bloque de esta acción ejecutiva con casi 1.1 millones de personas.

DAPAMatters-table

Anteriormente, el centro para el estudio de la integración de inmigrantes en la Universidad de Southern California junto el Center for American Progress proyectaron que el número de ciudadanos estadounidenses quienes tendrán la edad elegible para votar entre el 2016 y 2020 y quienes viven con familiares que califican para DAPA.  Este análisis continúa un reporte y aporta información por estado por estado basado en nuevas cifras totalizando el número de ciudadanos estadounidenses quienes viven con familiares que califican para DAPA, incluyendo ellos quienes no podrán votar en los años 2016 y 2020.

Estas cifras son estimas conservadoras, porque no incluyen miembros familiares quienes son ciudadanos estadounidenses de personas que califican para DACA ni niños ciudadanos u otros familiares quienes no viven bajo el mismo hogar con personas que califican para DAPA.  Implementando DAPA y la versión de DACA que es expandida aliviaría temporariamente a millones de familias estadounidenses de los peligros de poder ser deportados y separados de sus familias en cualquier momento.

Lizet Ocampo es la directora asociada del equipo de inmigración del Center for American Progress