Resultados de encuesta nacional de los destinatarios de DACA demuestra el impacto del programa

DREAMers and parents take an oath in a mock citizenship ceremony in Washington, D.C., on July 10, 2013.

En Junio, el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA por sus siglas en inglés—que les permite a inmigrantes indocumentados elegibles que entraron al país en su niñez aplicar para permisos de trabajo y aplazamientos temporales de deportaciones—cumplió su tercer aniversario. Aproximadamente 665.000 personas han recibido DACA desde el lanzamiento del programa. Una serie de encuestas tempranas demuestran que DACA ha mejorado las vidas de sus destinatarios, y analices del impacto económico han encontrado que salarios aumentan cuando los destinatarios obtienen autorizaciones de trabajo, consiguen trabajos que coinciden con sus habilidades, e invierten más en la educación superior.

Siguiendo estos hallazgos, el National Immigration Law Center, o NILC, el Center for American Progress y Tom K. Wong de la Universidad de California, San Diego, llevaron a cabo una encuesta nacional para analizar los resultados económicos y educativos, de los destinatarios de DACA. La encuesta es parte de un estudio continuo por Wong llamado, Administrative Relief Impact and Implementation Study. Los resultados añadieron a un cuerpo de investigaciones que muestran la manera en la que DACA afecta significativamente a sus destinatarios. (Vea el grafico 1) Actualmente, el 96 por ciento de los encuestados están empleados, o matriculados en la escuela. Muchos están consiguiendo mejores empleos, con salarios más altos comparados a los que tenían antes de DACA. Están comprando automóviles a tasas más altas, y muchos están buscando oportunidades educativas antes no disponibles para ellos.

DACASurveyResults_webfig1-esp

Esta encuesta también es una de las primeras en cuantificar sistemáticamente el efecto salarial de tener la acción diferida. Según los datos, DACA ha aumentado los sueldos promedios por hora de sus destinatarios, por 45 por ciento. Dado que los salarios más altos dan más ingresos fiscales y un crecimiento económico mayor, estos resultados sugieren que DACA beneficia a todos los estadounidenses.

Metodología

La encuesta fue conducida a través de internet durante el mes de junio del 2015 con un tamaño de muestra de 546 encuestados. De estos encuestados, estamos seguros que 467 son destinatarios de DACA. Siguiendo las normas establecidas por Wong y Valdiva en el 2014, la encuesta incluyó varias funciones para mejorar la confianza en la validez de sus conclusiones. Primero, incluyo una prueba única para verificar el estatus indocumentado, que excluyó a algunos individuos de la muestra a base de sus respuestas sobre su historial migratorio. Más allá, no se dieron incentivos financieros para la participación; esto fue para proteger aún más contra las respuestas de individuos documentados. La encuesta dirigió el problema de adulteración de votos, o una persona que toma la encuesta varias veces, al usar una plataforma de encuesta en línea nueva que impide que cualquier dirección protocolo único de internet, o dirección IP, de enviar respuestas múltiples. Los datos también fueron revisados para asegurar que no hubiera respuestas múltiples. Mientras que la encuesta usó una estrategia de muestreo para identificar a los destinatarios de DACA, anuncios de Facebook también se utilizaron en la contratación. Esto ayudó a crear una base de encuestados mucho más amplia.

Los encuestados viven en 34 estados y en el Distrito de Columbia y tienen una edad media de 22 años. En total, 73 por ciento son mujeres y 26 son hombres. La proporción más alta de mujeres es una tendencia que se repite en encuestas en línea de personas jóvenes indocumentadas.

La gran mayoría de respondientes—84 por ciento—se identifican como Hispanos/Latinos, mientras que 9 por ciento se identifican como Asiáticos, 2 por ciento se identifican como Afroamericanos, 2 por ciento se identifican como Blancos y 2 por ciento se identifican como otro. Comparado con las estimaciones más recientes de la población elegible para DACA, los encuestados Hispanos/Latinos están ligeramente sobrerrepresentados en esta muestra. Sin embargo, dado el desglose demográfico de las aplicaciones aprobadas—con 78 por ciento de destinatarios de DACA nacidos en México y por los menos otros 9 por ciento nacidos en Centro América*—los datos probablemente rastrean la distribución racial y étnica del programa.

El impacto de DACA en el empleo

La encuesta encuentra que DACA ha ayudado significativamente a los destinatarios a participar en la fuerza laboral. 76 por ciento de encuestados están actualmente empleados, con un adicional 20 por ciento adicional que no están trabajando pero están en la escuela. Como muestra el gráfico 2, después de recibir DACA, 69 por ciento de los encuestados reportan haber obtenido un trabajo con un sueldo mejor; 57 por ciento reportan obtener un trabajo que “mejor encaja con mi educación y formación;” y 54 por ciento reportan obtener un trabajo con mejores condiciones laborales.

DACASurveyResults_webfig2-esp

El impacto de DACA en las ganancias

Casi dos-tercios de los encuestados—62 por ciento—ha “sido capaz de ganar más dinero, lo que me ha ayudado a ser financieramente independiente.” Adicionalmente, 57 por ciento dicen que ganar más dinero “ha ayudado a mi familia financieramente.”

Como indica el gráfico 3, DACA ha aumentado los salarios promedios por 45 por ciento, moviéndose de $11.92 por hora, antes de recibir DACA, a $17.29 por hora después de ser aprobados para obtener DACA. Eso resulta en un promedio de $5.27 más por hora y un aumento medio a $4. Debido a que la línea de base de salario por hora es modesta, y muchos de estos individuos son nuevos a la fuerza laboral, hasta las protuberancias salariales relativamente pequeñas resultan en aumentos de porcentuales grandes.

Los resultados dejan claro que DACA ha creado un camino para que los jóvenes indocumentados encuentren puestos de trabajo con salarios mejores. Investigaciones futuras ayudarán a evaluar el carácter de los efectos salariales a de corto y largo plazo de DACA mientras los destinatarios adquieren más experiencia laboral y progresan en sus carreras. Importantemente, investigaciones futuras deben identificar si los efectos salariales a de corto plazo representan un altiplano en las ganancias o si existe un efecto de salarios a largo plazo aún más robusto.

DACASurveyResults_webfig3-esp

El impacto de DACA en la educación

En general, 65 por ciento de encuestados actualmente están en la escuela. De estos, 70 por ciento también están trabajando. Como demuestra el grafico 4, la mayoría están llevando a cabo estudios universitarios, y 17 por ciento están llevando a cabo títulos más avanzados. Actualmente noventa y dos por ciento de encuestados que están en la escuela dicen que DACA les permitió “perseguir oportunidades educativas que antes no podía.”

DACASurveyResults_webfig4-esp

Destinatarios de DACA en las carreteras

La encuesta encuentra que 89 por ciento de encuestados han obtenido una licencia de conducir o ID del estado por primera vez después de recibir DACA. Además, 21 por ciento de encuestados reportan comprar su primer automóvil después de recibir DACA, con 26 por ciento de personas comprando un automóvil nuevo y 74 por ciento comprando un automóvil usado. Un total de 96 por ciento de personas que compraron un automóvil también compraron seguro de auto.

El costo promedio de las compras de automóviles en la muestra fue de $22.559 por autos nuevos y $9.607 por autos usados. Esto es importante para los ingresos de los estados, dado que la mayoría de los estados recolectan entre el 3 por ciento y el 6 por ciento del precio de la compra en impuestos de ventas al igual que las cuotas de inscripción y título. Estos ingresos adicionales se suman a los beneficios de seguridad inherentes para todos los estadounidenses de tener más conductores autorizados y asegurados en las carreteras.

DACASurveyResults_webfig5-esp

Estos resultados ayudan a informar a una de las premisas centrales de la acción legal interpuesta por Texas y otros estados sobre la legalidad de los programas de la acción diferida—la expansión DACA y la Acción Diferida para Padres de Ciudadanos, o DAPA—que el presidente Barack Obama anunció en Noviembre del 2014. Texas afirmo daño causado por DAPA, porque Texas cobra cuotas para licencias de conducir por debajo de lo que cuesta al estado emitirlas.

Sin embargo, Texas no tomó en cuenta ningunos de los ingresos fiscales que acumularían de las personas que adquieren acción diferida: los datos de la encuesta demuestran que 33 por ciento de Texanos encuestados compraron un automóvil después de recibir DACA a un costo promedio de $10.346. A una tasa de impuestos de 6,25 por ciento, esto se traduce a un pago promedio de impuestos estatales de $647 por automóvil, sin siquiera contar los pagos de registración y título. Aunque se debe tener cuidado al extrapolar una muestra de una población, las conclusiones son claras: Texas tiene mucho que ganar debido a las grandes cantidades de ingresos fiscales nuevos producidos por las personas que obtienen la acción diferida, consiguen licencias de conducir y compran automóviles.

Las familias de destinatarios de DACA

La encuesta subraya los lazos profundos que atan a los destinatarios de DACA y a los ciudadanos estadounidenses, y demuestra los estados legales tan diversos que miembros de la misma familia pueden tener. Cuarenta y cinco por ciento de los encuestados tienen hermanos que son ciudadanos, mientras que 40 por ciento tienen un pariente que es elegible para aplicar a la acción diferida bajo DAPA.

Conclusión

De empleos nuevos y mejores ingresos, a educación más avanzada y compras de automóviles, DACA está teniendo un gran impacto en las vidas individuales. Pero solo es una pieza del rompecabezas: mientras que casi 1,17 millones de personas son elegibles para aplicar para DACA, 4 millones de personas adicionales podrían ser elegibles para aplicar para a los programas de acción diferida del 2014, que permanecen suspendidos a raíz de la demanda de Texas.

Dado a los amplios beneficios económicos y sociales de DACA, permitir que la acción diferida siga adelante nos dará recompensas aún más grandes. Sin embargo, la acción diferida solo provee protecciones temporales, y una solución más permanente como una reforma migratoria comprensiva—anclada por un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados—produciría beneficios aún más grandes y proveería un aumento de la prosperidad para todos los estadounidenses.

*Nota del autor: 8,7 por ciento de los alicantes fueron nacidos en Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Honduras. Cifras de Nicaragua, Panamá y Beliz no están disponibles.

Tom K. Wong es profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad de California, San Diego. Kelly K. Richter es el policy fellow de la accion ejecutiva y Ignacia Rodriguez es fellow de equal justice Works, patrocinado por Greenberg Traurig en el National Immigration Law Center. Philip E. Wolgin es el Director Asociado para el equipo de Inmigración en el Center for American Progress.