Estados Unidos está mandando armas y crimen a México

Eugenio Weigend es un analista senior de política para el equipo de armas y crimen en el Center for American Progress.

Durante su visita a la Ciudad de México en agosto de 2016 el entonces candidato presidencial Donald Trump comentó: “Ninguno de los dos países gana cuando los contrabandistas de personas y drogas abusan de las personas inocentes, cuando los cárteles cometen actos de violencia, cuando las armas ilegales y el dinero fluyen de Estados Unidos a México”

Desde entonces Trump continúa afirmando que los mexicanos traen crimen al norte, mientras ignora la amenaza que representa el flujo de armas estadounidenses a los mexicanos.

A pesar de que México cuenta con una de las leyes sobre armas más estrictas del mundo, las organizaciones criminales mexicanas no tienen ninguna dificultad a la hora de comprar armas de fuego, las cuales utilizan para controlar territorios, extorsionar a comerciantes y amenazar tanto a ciudadanos como a miembros de las fuerzas de seguridad. Las consecuencias son letales. En el 2002 hubo más de 2,600 investigaciones de homicidios relacionadas con armas de fuego, para el 2016 este número había llegado a casi 13,000.

La mayoría de las armas usadas por grupos criminales en México provienen de Estados Unidos. Cada año, un promedio de 253,000 armas de fuego cruzan la frontera, en su mayoría provenientes de los estados del suroeste, como California, Texas y Arizona. De 2009 a 2014, más del 70% de las casi 74,000 armas de fuego confiscadas por las autoridades mexicanas y sometidas para su rastreo a la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) provenían de Estados Unidos. Muchas de estas armas eran rifles semiautomáticos como el AR-15 y AK-47, armas comunmente utulizadas por los cárteles e ilegales para los ciudadanos en México.

Lea el articulo completo aquí.

Este articulo apareció originalmente en Univision.