Puerto Rico ante la apatía del gobierno federal

El gobierno federal ha estropeado los esfuerzos de alivio en Puerto Rico en cada etapa del proceso desde el paso del huracán, y su mala gestión de los contratistas que entregan ayuda en desastres está costando vidas.

Seis meses después del paso del huracán María en Puerto Rico, la respuesta del gobierno federal ha sido inexcusablemente lenta, despilfarradora, inadecuada y sin lugar a dudas, irresponsable.

El 31 de enero de este año, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) anunció que dejaría de distribuir suministros esenciales como agua y alimentos en Puerto Rico, pero decidió revertir su decisión solo después de una reacción generalizada de decepción y coraje. Solo seis días después, a FEMA se le adjudicó un contrato de $156 millones que requería entregar 30 millones de comidas a Puerto Rico, pero fue inaceptablemente funesta al entregar solo 50,000.

Como consecuencia, el éxodo puertorriqueño después del huracán María crece porque muchos luchan día a día por sobrevivir sin electricidad, sin un techo o sin agua potable mientras esperan la ayuda de FEMA.

Lea el articulo completo aquí. Read in English here.

Este articulo apareció originalmente en el Nuevo Herald.