Fortalecer el Crédito Tributario por Hijos ayudaría a nivelar el campo de juego para las comunidades de color

Tasha Manning shops for groceries in Edmond, Oklahoma, with her children in January 2009.

La combinación de los salarios decrecientes o, planos, y el aumento de costos en las décadas recientes, ha golpeado fuertemente a las familias trabajadoras. De acuerdo a un análisis del Center for American Progress, los salarios permanecieron inmovibles entre los años 2000 y 2012 aunque los costos verdaderos asociados con los pilares de unirse a, o quedarse en, la clase media—el cuidado de salud, ahorros de seguro, cuidado de niños, ahorros para la universidad, y vivienda—aumentaron por $10.600 para una familia típica casada con dos hijos. Mientras que este aprieto de la clase media ha afectado a las familias en todos los ámbitos, las comunidades de color han sido afectadas desproporcionadamente. Los ingresos verdaderos de un hogar típico cayeron por un 5,7 por ciento entre el 2002 y el 2012,* en comparación, el hogar Afroamericano típico enfrentó una caída de ingreso real de 10.1 por ciento durante este tiempo, mientras que el hogar Hispano típico enfrentó una caída de 7.7 por ciento. **

En promedio, los niños de color comienzan su vida con más desventajas que sus compañeros blancos, lo cual afecta sus oportunidades de eventualmente alcanzar la clase media. Aunque la pobreza infantil está demasiada alta a través de todas la razas y las etnicidades, las tazas de pobreza de los niños Afroamericanos, 38.3 por ciento, y de los niños Hispanos, 30.4 por ciento, son aproximadamente tres veces más altas que las tazas de los niños blancos (10.7 por ciento). Los niños Asiáticos tienen las tasas más bajas de pobreza, en 10.1 por ciento. Pero los datos desagregados revelan que los subgrupos étnicos como los Americanos Hmong, los Americanos Bangladesí y los grupos de las Islas Pacificas padecen de tasas de pobreza mucho más altas que aquellas de los niños blancos.

Estas brechas en la pobreza no solo representan un gran desafío moral para los Estados Unidos, pero también amenazan menoscabar la competitividad económica del país a largo plazo. El análisis nuevo de CAP muestra que, incluso bajo estimaciones conservadoras, la pobreza le cuesta $672 mil millones a los Estados Unidos en producción económica perdida, debido a logros educativos inferiores, peores resultados de salud, y aumentos en los costos de justicia penal.

Hoy en día, casi la mitad de todos los niños nacidos en los Estados Unidos son niños de color, y en el año 2043, los Estados Unidos no tendrá ninguna mayoría racial o étnica. Sin inversiones y reformas para nivelar el campo de juego para los niños de color, los costos de la pobreza infantil a nuestra economía seguirán subiendo.

Afortunadamente, hay soluciones políticas para abordar la pobreza infantil y aumentar la oportunidad económica. Investigaciones están demostrando cada vez más que el ingreso es un elemento importante para mejorar los resultados de los niños. De hecho, una investigación seminal por el Profesor Greg Duncan de la Universidad de California, Irvine, y sus colegas, encontró que un aumento de $3.000 en ingresos anuales familiares para una familia de bajos ingresos, desde la etapa prenatal hasta los 5 años, resulta en un aumento de ingresos en la adultez de 17 por ciento.

Reconociendo esta conexión, el Congreso debe hacer permanentes los mejoramientos del año 2009 al Crédito Tributario Por Hijos y al Crédito por Ingreso del Trabajo, (o EITC por sus siglas en ingles). Los mejoramientos—que aumentaron la disponibilidad de estas políticas para las familias de bajos ingresos— expirarán en el año 2017; si el Congreso no actúa, 16 millones de personas—incluyendo a 8 millones de niños—serán empujados hacía la pobreza, o más profundamente en la misma.

Por encima de estos mejoramientos importantes, el Center for American Progress ha propuesto reformas para fortalecer aún más el Crédito Tributario Por Hijos; reformas que ayudarían a aliviar el aprieto de la clase media y a cortar la pobreza infantil para todas las familias, con efectos desproporcionales para las familias de color. Específicamente, CAP propone al Congreso:

  • Hacer que el Crédito Tributario Por Hijos actual sea más disponible a todas las familias con niños, eliminando el requerimiento de ganancias mínimas y haciendo que el crédito sea totalmente reembolsable. Estas reformas asegurarían acceso más equitativo al CTPH para las familias que enfrentan el desempleo o con ganancias más bajas. Dado que los Afroamericanos y los Latinos se enfrentan a tazas de pobreza y desempleo más altas que los estadounidenses blancos, hay desigualdades étnicas y raciales significativas cuando se trata de quien es excluido del CTPH actual debido a bajos ingresos. Un estudio del 2011 encontró que casi 30 por ciento de niños Hispanos y 38 por ciento de niños Afroamericanos viven con familias que no serían elegibles para el CTPH completo, comparado a 20.5 por ciento de los niños en total.
  • Crear un índice del valor del CTPH con relación a la inflación para que continúe manteniendo su valor mientras que los costos asociados con criar a niños continúan aumentando.
  • Mejorar el CTPH con un crédito de Impuesto de Niños Pequeños suplementario de $125 al mes, totalizando en $1.500 al año, para niños menores de 3 años, para reflejar los costos elevados de criar a los niños pequeños y el papel importante de los ingresos familiares durante estos primeros años, en los resultados de estos niños de largo plazo. Dado a que una parte creciente de estos niños son niños de color, esta recomendación también ayudaría a abordar las desigualdades raciales y étnicas entre los niños más pequeños de nuestro país.

En conjunto, estas políticas duplicarían el poder que ya tiene el CTPH para combatir contra la pobreza, y los $1.500 adicionales por año previstos por el crédito de Impuesto de Niños Jóvenes mensual eliminarían una porción significativa del aprieto de la clase media para familias con niños pequeños. Las reformas tienen el beneficio añadido de ayudar a nivelar el campo de juego para los niños de color, particularmente para los niños menores de 3 años.

ChildAllowance-webfig4_esp

Estas reformas reducirían la pobreza infantil para los niños jóvenes en todos los ámbitos, reduciendo la pobreza de los niños blancos por 7.2 por ciento, los niños Afroamericanos por 14.5 por ciento, y los niños Hispanos por 11.7 por ciento. Adicionalmente, análisis de CAP anteriores muestran que eliminar las desigualdades raciales y étnicas aumentaría los ingresos para todos los estadounidenses y estimularía el crecimiento económico de los EE.UU. Las reformas recomendadas por CAP para fortalecer el Crédito Tributario por Hijos impulsarán nuestra competitividad económica y traerán a los Estados Unidos más cerca a poder asegurar que todos los niños tengan la oportunidad

*Author’s note: From 2000 to 2012, incomes were flat for a typical two-parent, two-child family. For the typical household, however, income actually declined by 8 percent. The Census Bureau only provides detailed data broken down by race and ethnicity from 2002 onward. But between 2002 and 2012, real income reductions were much larger for African American and Hispanic households than for the typical household.

**Author’s note: Median income is adjusted to 2013 dollars using the CPI-U-RS. Author’s calculations from Bureau of the Census, Current Population Survey, Annual Social and Economic Supplements, Table H-5: “Race and Hispanic Origin of Householder — Households by Median and Mean Income, 1967 to 2013,” available at http://www.census.gov/hhes/www/income/data/historical/household/.