Acción afirmativa es una herramienta educativa necesaria

Los latinos son uno de los grupos de más rápido crecimiento en los EE.UU. Para el año 2043, seremos el doble en tamaño, sin embargo, estamos muy por detrás en logros educacionales. Para el 2018, el 45 por ciento de los trabajos requerirán un título de asociado o superior, sin embargo, actualmente, sólo el 26 y el 14 por ciento de los latinos nacidos en Estados Unidos y los inmigrantes latinos respectivamente han logrado ese nivel de educación. Es más, según las cifras más recientes del Censo, casi el 65 por ciento de los afroamericanos y el 80 por ciento de los adultos latinos carecen de una educación post-secundaria. En contraste, el 50 por ciento de la población blanca no hispana tiene al menos un título de asociado o licenciatura.

Estas estadísticas ayudan a esclarecer porqué la decisión dictada a principios de esta semana por la Corte Suprema de los EE.UU. es tan importante para nuestra comunidad. La Corte reafirmó la importancia de la diversidad en el proceso de admisiones a la educación superior, pero hizo más difícil que las universidades tomen en cuenta la diversidad en sus criterios de admisión.

El caso de Fisher v. University of Texas at Austin fue iniciado por una estudiante blanca quien reclamó que la decisión de la universidad de no admitirla fue basada injustamente en su raza, argumentando que se le negó la entrada porque no tenía estatus de minoría. La Universidad de Texas en Austin utiliza una regla del 10 por ciento en su proceso de admisiones, aceptando el 10 por ciento más alto de todos los estudiantes en escuela secundaria en Texas, y luego usa una combinación de criterio de selección para los espacios restantes: mérito académico, actividades extracurriculares, liderazgo y raza.

Lea mas aquí.

Este articulo apareció originalmente en El Diario/La Prensa.