Cerrando la brecha de justicia para los neoyorquinos de bajos ingresos

Talk pov logo Chief Judge Lippman

Cada año, miles de neoyorquinos se encuentran en la Corte de Vivienda enfrentándose al desalojo. Todos los casos judiciales son importantes, por supuesto, pero las ramificaciones potenciales de los casos de desalojo son de gran alcance. Sabemos que las familias desalojadas experimentan desplazamiento dislocación y en muchos casos, la falta de vivienda. Este tipo de inestabilidad residencial aumenta la probabilidad de todo tipo de resultados negativos, incluyendo el fracaso escolar, la depresión y la pobreza. En pocas palabras, la evidencia sugiere que la vivienda estable es la base del bienestar de la familia.

A pesar de las graves consecuencias potenciales, nueve de cada diez neoyorquinos de bajos ingresos van a la Corte de Vivienda sin el beneficio de un abogado. Tener que llenar el papeleo necesario, solicitar asistencia técnica y negociar con el abogado del propietario, no es nada fácil. Es difícil navegar los tribunales sin ayuda, especialmente cuando uno se enfrenta a la amenaza de perder su hogar.

En un mundo perfecto, todos los que se enfrentan al desalojo recibirían representación legal. En muchos casos, la presencia de un abogado puede hacer la diferencia entre mantener su hogar o ser desalojado. Podemos y debemos hacer más para aumentar el número de abogados disponibles a servir a los litigantes de la Corte de Vivienda.

Como muchos otros, he trabajado diligentemente en los últimos años para ampliar la financiación estatal de los servicios jurídicos que tienen que ver con los “elementos esenciales de la vida” como el desalojo. En la ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio y el Consejo de la ciudad de Nueva York han aumentado los fondos para programas de asistencia jurídica; la ciudad también ha tomado medidas para consolidar su administración de la financiación del servicio jurídico bajo el liderazgo de Steve Banks, el comisario de la Administración de Recursos Humanos.

No nos equivoquemos: la financiación de los servicios jurídicos es fundamental para la capacidad de los tribunales de llevar a cabo nuestra misión constitucional. En estos tiempos de dificultades financieras, hablamos de las dificultades de mantener las puertas de las cortes abiertas. Pero el mantener las puertas abiertas simplemente no es suficiente. Si lo que está sucediendo dentro de puerta cerrada no equivale a la igualdad de la justicia, entonces sería mejor cerrar los tribunales.

A pesar de los mejores esfuerzos de los tribunales, de la ciudad y de fundaciones privadas, todavía existe una brecha en la justicia en la ciudad de Nueva York, y ni que decir de los tribunales de todo el país.  En las últimas semanas, hemos dado un paso para enfrentar este vacío en nuestra ciudad.

El sistema de cortes de Nueva York se ha unido a Robin Hood, la Administración de Recursos Humanos, y el Centro de Innovación Judicial para crear un programa nuevo, Poverty Justice Solutions. La idea de este programa es simple. Cada año, Poverty Justice Solutions tomarán 20 recién graduados de la facultad de derecho y les dará becas de dos años para trabajar con los proveedores de servicios legales civiles en Nueva York. Estos abogados trabajarán en diferentes agencias, pero todos se dedicarán a un mismo objetivo: ayudar a neoyorquinos de bajos ingresos a conservar sus viviendas y evitar la falta de vivienda.

Jonathan Lippman es Juez principal de la Corte de Apelaciones de Nueva York.

###

About TalkPoverty.org

TalkPoverty.org—a project of the Half in Ten Education Fund—is dedicated to demonstrating that we know how to dramatically reduce poverty.  In fact, if we create the political will, we can cut poverty by half in ten years. Here you will find basic data about poverty in America; hear from people living in poverty and people dedicated to the fight against poverty; and get involved with local, state and national organizations to take action.