Las políticas de inmigración de Trump están dañando a los niños estadounidenses

The young daughter of unauthorized immigrant parents stands next to a sign outside of the Miami-Dade County building, Tuesday, Feb. 14, 2017, in downtown Miami.

Lealo en inglés.

Daniel, un ciudadano estadounidense de 6 años de edad, ha estado preguntando a sus padres cada vez más y más preguntas sobre México desde las elecciones de 2016. “Mamá dice que podríamos mudarnos a México,” Daniel le dijo a su padre, “¿Voy a ir también?”

Los padres de Daniel son inmigrantes sin autorización que llegaron a los Estados Unidos como niños. Durante los últimos años, Daniel ha estado viviendo en Texas con su madre, Carmen, mientras que su padre, Miguel, ha estado trabajando en California.[1] Miguel y Carmen son beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), instituido por la administración de Obama en el año 2012, lo que les permitió obtener un permiso de trabajo y un alivio temporal de la deportación.[2] Desde la elección, el presidente Donald Trump ha indicado que el futuro de DACA es incierto, aumentando la preocupación y el miedo entre de los beneficiarios de DACA.[3] Esa incertidumbre ha alcanzado nuevas alturas en las últimas semanas, ya que los fiscales generales de varios estados han amenazado con demandar a la administración si la misma no pone fin al programa DACA a más tardar el 5 de septiembre del 2017.[4] Aunque Miguel había planeado unirse con su familia en Texas el enero pasado, después de la elección, él puso su plan en espera al enfrentarse a tanta incertidumbre sobre si seguirá protegido bajo el programa DACA.

La mayor preocupación de Miguel es como podría afectar a su hijo el vivir bajo una administración que está atacando abiertamente a la comunidad inmigrante sin autorización.

“Hemos tomado medidas para hablar con él, hacerle saber que mamá y papá están un poco preocupados o estresados,” dijo Miguel. “Y no discutimos profundamente los detalles, porque como él acaba de cumplir 6 años, no queremos asustarlo demasiado.”

La agenda antiinmigrante del presidente Trump ha forzado a millones de inmigrantes como Miguel y Carmen a temer la amenaza y las consecuencias de la deportación. Durante los primeros 100 días del gobierno de Trump, el número de arrestos de inmigrantes aumentó por más del 37 por ciento.[5] A pesar de su promesa de campaña de sólo deportar a inmigrantes con antecedentes criminales, su administración cambió las prioridades de deportación, y ahora que todos los inmigrantes sin autorización son una prioridad, se han duplicado las tasas de arresto para los inmigrantes trabajadores sin antecedentes criminales.[6] Además de la creciente amenaza de deportación, los inmigrantes y sus hijos se han convertido cada vez más en el objetivo de ataques racistas y discriminatorios. Los maestros han reportado casos de niños que han adoptado la retórica de Trump para intimidar a sus compañeros en la escuela, diciéndoles a sus compañeros latinos que serán deportados, y que deben regresar a sus países de origen.[7]

Para los casi 6 millones de ciudadanos estadounidenses que viven con al menos un miembro familiar sin autorización, la vida en los Estados Unidos de Trump es aterradora.[8] Desde la elección, los adultos viviendo a través del país han reportado un aumento en el miedo y la angustia que sienten los niños de familias inmigrantes.[9] Ahora más que nunca, los niños ciudadanos están preocupados de que podrían ser separados de sus padres o forzados a abandonar sus comunidades.[10]

Los niños sufren estrés tóxico al ser separados de sus familias por las duras políticas de Trump contra la inmigración, causando miedo en la comunidad inmigrante, e impidiendo que las familias tengan acceso a programas que satisfagan las necesidades más básicas de un niño. Las políticas que causan angustia emocional a los niños y la inseguridad económica en la infancia interfieren en su desarrollo saludable y previene éxito en su futuro. Los niños como Daniel serán la base del futuro de la fuerza laboral de la nación y se les permitirá contribuir de forma importante a la economía. Pero si la administración de Trump continúa atacando a las familias inmigrantes, corren el riesgo de minar el poder económico de toda una generación.[11]

El miedo a la deportación puede ser tóxico

Con el aumento en los arrestos de inmigrantes, los padres inmigrantes deben considerar la deportación como una posibilidad muy seria. A través del país, los padres han elaborado planes de contingencia que establecen lo que pasaría con sus hijos si son deportados, otorgando el poder de custodia a un familiar o amigo de confianza y diciéndoles a sus niños lo que puede ocurrir en caso de ausencia de sus padres.[12] Hasta los beneficiarios de DACA, como Miguel—quien tiene autorización para trabajar en los Estados Unidos—tienen miedo suficiente para crear estos planes de contingencia.

Miguel y Carmen decidieron que, en el caso de que sean deportados, Daniel se quedaría en los Estados Unidos con sus abuelos, quienes ahora son ciudadanos estadounidenses, para mantener la estabilidad en su vida.

“Ya es bastante difícil que [su] mamá y papá no estarían alrededor tal como [Daniel] se lo tiene acostumbrado, y por lo cual esto tenía más sentido”, dijo Miguel. “Daniel nació aquí, él es un ciudadano estadounidense, va a la escuela aquí, [así que] vamos a mantenerlo en un ambiente estable.”

No todos los niños tienen la suerte de tener un miembro familiar con quien pudieran quedarse en caso de que los padres sean deportados. Algunos padres tienen que volver a su país de origen llevándose a los niños consigo, lo que puede obligar a los niños a hacer una transición difícil a una cultura y sistema desconocida. Los niños ciudadanos estadounidenses tienen dificultades adaptándose a un nuevo sistema educativo y a menudo no tienen la destreza adecuada de un idioma extranjero para alcanzar el máximo de sus potenciales en la escuela; estos niños podrían regresar a los Estados Unidos en algún momento con habilidades limitadas en el idioma inglés e interrumpiendo su educación, dejándolos perpetuamente atrás.[13]

La separación de un padre o cuidador—e incluso solo la idea de estar separados—expone a los niños al estrés y al trauma. En casos extremos, los niños pueden estar presente durante las redadas de inmigración, donde los agentes armados de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas pueden entrar de manera imprevista a una casa y remover a la fuerza a los padres.[14] Los niños que han sido separados de sus padres con frecuencia muestran signos de trauma incluyendo ansiedad, depresión, llanto frecuente, hábitos de alimentación y de dormir alterados, y dificultades en la escuela.[15] Muchos niños tienen poco entendimiento de la situación legal en general, a menudo equiparando el ser inmigrante con no tener autorización. Estos niños pueden creer que ellos mismos, al igual que sus familiares que si tienen autorización, están en peligro de ser deportados, aumentando aún más su miedo.[16]

Independientemente de si están separados de un padre o simplemente se enfrentan a la amenaza de la deportación de sus padres, los niños son particularmente vulnerables a los efectos negativos de los elevados niveles de estrés porque están en un período crítico de su desarrollo.[17] Los niños en la comunidad latina en general pueden sufrir angustia, incluso si todos en su familia están autorizados. De hecho, hay evidencia de que los inmigrantes—ya sean ciudadanos, residentes legales o sin autorización—sufren por miedo a la deportación y sentimientos de vulnerabilidad a tasas similares.[18] Los niños de la comunidad inmigrante pueden enfrentarse a dificultades psicológicas después de ver o escuchar a sus compañeros ser separados de sus familias y amigos.[19]

A medida que los niños están expuestos a niveles elevados de estrés dentro de sus hogares, escuelas y comunidades, su propio bienestar emocional puede verse comprometido. Tener que soportar niveles persistentemente altos de estrés puede cambiar la arquitectura cerebral de un niño e influir negativamente a su desarrollo psíquico, cognitivo y emocional.[20] A medida que crecen, los niños que se enfrentan a este estrés tóxico en la niñez temprana están menos preparados para enfrentarse a las situaciones cotidianas de adversidad, como el conflicto con un amigo o las dificultades en el aula.[21] Esto significa que estos niños tienen más probabilidades de tener desafíos con su comportamiento, aprendizaje, regulación emocional y salud física en el futuro.[22]

El estrés de los padres también afecta a los niños

Como muchos padres, Miguel dice que Daniel puede sentir cuando hay un cambio en el estado de ánimo y las emociones de Miguel.

“He estado bastante estresado desde las elecciones”, dice Miguel, “y [Daniel] lo reconoce. Le leo una historia y él me interrumpe y pregunta, ’Oye, papá, te ves muy triste o preocupado, ¿qué pasa?’ y le tengo que decir, ‘Oh, bueno, tuve un largo día de trabajo’, pero en realidad es porque leí algo sobre alguna acción que la administración [de Trump] está tomando.”

A medida que la amenaza de deportación de los padres inmigrantes se intensifica, ellos se ven forzados a lidiar con su propio miedo y estrés mientras que al mismo tiempo apoyan a sus hijos. Además de las cargas financieras y emocionales, la preocupación constante de ser arrestados o deportados preocupa a los padres.

Así como Daniel rápidamente se dio cuenta del estrés de Miguel, los niños están muy atentos a cómo sus padres y cuidadores se sienten. Los niños buscan señales emocionales en sus padres para ayudarles a aprender cómo deben interpretar ciertas situaciones, así que cuando los niños notan que sus padres están molestos o asustados, pueden recibir el mensaje de que deben sentirse de la misma manera.[23] Las investigaciones muestran que la vulnerabilidad legal de un padre inmigrante y el miedo afectan a sus hijos. A medida que aumenta el riesgo de deportación de un padre, el bienestar emocional y los resultados académicos del niño tienden a empeorar.[24]

Las consecuencias del estrés de los padres pueden comenzar incluso antes del nacimiento del niño. Un caso bien documentado de “spillover” de madre a hijo, y a la comunidad latina en general, se observó después de una de las redadas más grandes en la historia de los Estados Unidos. La redada se llevó a cabo en una fábrica de Postville, Iowa, en el 2008, en la cual se arrestaron a 389 personas, la mayoría de quienes eran latinos trabajadores: Las noticias de la redada se difundieron rápidamente, provocando temor entre las comunidades latinas a través del estado.[25] En los nueve meses siguientes de la redada, los bebés nacidos de madres latinas en el estado de Iowa—los ciudadanos estadounidenses, así como los inmigrantes sin autorización—eran 25 por ciento más propensos a ser de bajo peso al nacer en comparación con el año anterior, resultado del estrés materno y fetal.[26] No hubo cambios en los resultados del parto para las madres blancas que no eran latinas.

Los niños, al igual que los adultos, son en gran medida un producto de su ambiente, e inculcar miedo e incertidumbre en una comunidad entera afecta tanto a los ciudadanos como a los inmigrantes.

La desconfianza en los sistemas públicos puede afectar a la salud de los niños, al bienestar y al acceso a la educación temprana

La niñez temprana es una etapa crítica en el desarrollo durante la cual los niños necesitan acceso a estándares de vida básicos–tales como la atención medica de calidad, los alimentos nutritivos, y la educación–para prosperar. Sin estos servicios fundamentales, los niños pueden sufrir consecuencias de por vida. Los programas específicos dirigido a los niños los ayuda a satisfacer sus necesidades, incluyendo Medicaid; el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC); y Head Start. Como país, el invertir en estos programas tiene sentido tanto para ayudar a mitigar las dificultades a corto plazo y porque se ha demostrado que es una buena inversión a largo plazo.

Los niños de comunidades sin autorización históricamente se han inscrito en bajos números en importantes programas públicos, debido a las barreras del idioma, la falta de información y el miedo que tienen sus padres o guardianes a interactuar con los sistemas públicos.[27] Además de estas barreras, el aumento de la aplicación de las leyes de inmigración a nivel local y un borrador de la orden ejecutiva sugiriendo que los inmigrantes podrían ser deportados por recibir asistencia pública han causado que los padres inmigrantes tengan aún más miedo de conseguir los servicios que necesitan sus hijos.[28] Mientras que los servicios proporcionados por estos programas pueden ayudar a mitigar los efectos perjudiciales de la tensión tóxica en los niños, la falta de comida saludable o la atención médica apropiada puede exacerbar el impacto. Ahora más que nunca, el acceso a programas importantes es fundamental para mantener el desarrollo de los niños por buen camino.

Las duras políticas contra la inmigración socavan el futuro de nuestra fuerza laboral

Las políticas y la retórica del presidente Trump contribuyen a un ambiente tóxico de temor que puede alterar los resultados del desarrollo de millones de niños. Si bien esta generación tiene el potencial de crecer y ayudar a la economía a prosperar, las políticas de inmigración de Trump podrían causar que se desperdicie ese poder económico.

Los hijos de los inmigrantes son el motor que impulsa la economía, y promover su éxito es una de las inversiones más importantes que podemos hacer como nación. Las investigaciones muestran que los hijos de inmigrantes crecen a ser unos de los contribuyentes más fuertes a la economía de los Estados Unidos, pagando más en impuestos que los niños con padres nativos.[29] En el 2012, los hijos de inmigrantes contribuyeron un 12 por ciento más, en promedio, en impuestos federales que el resto de la población nacida en el país—y contribuyeron con $30,5 mil millones a nivel estatal y local.[30] También son un poco más propensos a graduarse de la universidad, y menos propensos a vivir en la pobreza que sus pares nativos.[31]

La agenda anti-inmigrante de Trump compromete la seguridad económica de las familias de inmigrantes con niños, lo que puede afectar negativamente los resultados de los niños. Separar a las familias y deportar al principal sostén del hogar puede llevar a las familias inmigrantes a una profunda turbulencia emocional y económica: remover a los residentes sin autorización de los hogares con status mixto—aquellos con miembros autorizados y sin autorización—podría reducir el ingreso medio anual de esos hogares en casi un 75 por ciento, de $33.000 a $9.000.[32] Para muchos niños, esto podría significar que carecen de alimentos nutritivos, una vivienda consistente, o servicios médicos que son fundamentales para su desarrollo saludable.

Aunque Trump sostiene que deportar a los inmigrantes sin autorización beneficia a la economía, varias investigaciones dicen lo contrario. En los estados que incrementaron sus esfuerzos de inmigración, los hogares de inmigrantes de bajos ingresos con niños se enfrentaron a mayores dificultades materiales—tales como dificultad pagando los gastos básicos, servicios públicos y atención médica—mientras que los hogares de ciudadanos estadounidenses no vieron pérdidas o ganancias económicas.[33] En gran escala, esto podría significar que la agenda de deportación masiva de Trump conducirá a los niños ciudadanos de inmigrantes a la pobreza—y aumentará el estrés y el trauma psicológico—sin lograr su objetivo de mejorar las condiciones para los ciudadanos que no son inmigrantes.

En conjunto, las consecuencias del estrés tóxico y la inseguridad económica de los niños podrían afectar gravemente al futuro de la fuerza laboral de la nación. Los niños que se enfrentan a la adversidad durante su infancia—como el trauma, la separación de los padres o la pobreza extrema—son más propensos a tener mala salud, abandonar la escuela secundaria, estar desempleados y vivir en la pobreza en la adultez.[34] Estos resultados pueden reducir las oportunidades de empleo de una persona e inhibir su capacidad para alcanzar todo su potencial en la fuerza laboral, lo que representa una oportunidad perdida para la economía.

Conclusión

El miedo y la ansiedad que los niños están sintiendo a causa de las políticas de inmigración del presidente Trump no se desvanecerán cuando una nueva administración asuma control; las experiencias actuales de esta generación de niños seguirán afectándolos por el resto de sus vidas. Es crítico que la administración considere cuidadosamente el verdadero derroche de una agenda de deportación masiva. Mientras tanto, todos tienen el deber de fomentar un ambiente de apoyo para todos los niños, independientemente del estatus migratorio de su familia. Niño’s como Daniel—y nuestra economía—dependen de ello.

Referencias

[1] The author has changed the names of the family profiled in this issue brief to protect their identity.

[2] Phil Wolgin, “The Top 4 Things You Need to Know About DACA for Its 4th Anniversary”, (Washington: Center for American Progress, 2016) available at https://www.americanprogress.org/issues/immigration/news/2016/06/09/139044/the-top-4-things-you-need-to-know-about-daca-for-its-4th-anniversary/

[3] Michael D Shear and Vivian Yee, “’Dreamers’ to Stay in U.S. for Now, but Long-Term Fate is Unclear” New York Times, June 16th, 2017, available at https://www.nytimes.com/2017/06/16/us/politics/trump-will-allow-dreamers-to-stay-in-us-reversing-campaign-promise.html?_r=0

[4] Dara Lind, “The future of DACA suddenly looks very shaky” Vox, July 14, 2017, available at https://www.vox.com/policy-and-politics/2017/7/14/15966356/daca-dreamers-trump-amnesty

[5] Maria Sacchetti, “Immigration arrests soar under Trump; sharpest spike seen for noncriminals” Washington Post, May 17th, 2017, available at https://www.washingtonpost.com/local/immigration-arrests-up-during-trump/2017/05/17/74399a04-3b12-11e7-9e48-c4f199710b69_story.html?utm_term=.56ce15681cda

[6] Maria Sacchetti, “Immigration arrests soar under Trump; sharpest spike seen for noncriminals” Washington Post, May 17th, 2017, available at https://www.washingtonpost.com/local/immigration-arrests-up-during-trump/2017/05/17/74399a04-3b12-11e7-9e48-c4f199710b69_story.html?utm_term=.56ce15681cda ;  Official Website of the Department of Homeland Security, “ICE ERO immigration arrests climb nearly 40%” 2017, available at https://www.ice.gov/features/100-days

[7]Albert Samaha, Mike Hayes, and Talal Ansari, “The Kids Are Alt-Right” Buzzfeed News, June 6th, 2017 available at https://www.buzzfeed.com/albertsamaha/kids-are-quoting-trump-to-bully-their-classmates?utm_term=.os7lym3ng#.xydpOmdJw

[8] Silva Mathema, “Keeping Families Together,” (Washington: Center for American Progress, 2017) available at https://www.americanprogress.org/issues/immigration/reports/2017/03/16/428335/keeping-families-together/

[9] Anna Kamenetz, “‘I Have Children Crying In the Classroom’”, NPREd, March 9th, 2017, available at http://www.npr.org/sections/ed/2017/03/09/518996780/i-have-children-crying-in-the-classroom ; Roque Planas and Jessica Carro, “This Is What Trump’s Immigration Crackdown Is Doing To School Kids”, Huffington Post, March 1, 2017, available at http://www.huffingtonpost.com/entry/elementary-school-kids-terrified-by-immigration-arrests_us_58a76321e4b07602ad548e14; Andrew Gumbel, “Doctors see a new condition among immigrant children: fear of Trump”, The Guardian, November 25, 2016, available at https://www.theguardian.com/us-news/2016/nov/25/donald-trump-immigration-deportation-children-doctors

[10] Maureen B. Costello, “The Trump Effect” (Southern Poverty Law Center, 2016), available at https://www.splcenter.org/sites/default/files/splc_the_trump_effect.pdf (last accessed July, 2017)

[11] National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine, “The Economic and Fiscal Consequences of Immigration” (2016) available at https://www.nap.edu/catalog/23550/the-economic-and-fiscal-consequences-of-immigration

[12] Sarah Elizabeth Richards, “How Fear of Deportation Puts Stress on Families” The Atlantic, March 22, 2017, available at https://www.theatlantic.com/health/archive/2017/03/deportation-stress/520008/

[13] Randy Capps and others, “Implications of Immigration Enforcement Activities for the Well-Being of Children in Immigrant Families: A Review of the Literature” (Migration Policy Institute, 2015) available at http://www.migrationpolicy.org/research/implications-immigration-enforcement-activities-well-being-children-immigrant-families

[14] Albert Sabat, “An ICE Home Raid Explainer”, ABC News, April 10, 2013, available at http://abcnews.go.com/ABC_Univision/News/ice-home-raid/story?id=18896252 (last accessed July, 2017)

[15] American Psychological Association, Presidential Task Force on Immigration, “Crossroads: The psychology of immigration in the new century” (2012) available at http://www.apa.org/topics/immigration/immigration-report.pdf

[16] Joanna Dreby, “The Burden of Deportation on Children in Mexican Immigrant Families” Journal of Marriage and Family 74(4) (2012): 829-845

[17] Wendy Cervantes and Christina Walker, “Five Reasons Trump’s Immigration Orders Harm Children” (Center for Law and Social Policy, 2017) available at http://www.clasp.org/resources-and-publications/publication-1/Five-Reasons-Immigration-Enforcement-Orders-Harm-Children.pdf

[18] Randy Capps and others, “Implications of Immigration Enforcement Activities for the Well-Being of Children in Immigrant Families: A Review of the Literature” (Migration Policy Institute, 2015) available at http://www.migrationpolicy.org/research/implications-immigration-enforcement-activities-well-being-children-immigrant-families ; Seline Szkupsinski Quiroga, Dulce M. Medina, Jennifer Glick, “In the Belly of the Beast: Effects of Anti-Immigration Policy on Latino Community Members,” American Behavioral Scientist 58(13) (2014):  1723-1742

[19] Randy Capps and others, “Implications of Immigration Enforcement Activities for the Well-Being of Children in Immigrant Families: A Review of the Literature” (Migration Policy Institute, 2015) available at http://www.migrationpolicy.org/research/implications-immigration-enforcement-activities-well-being-children-immigrant-families

[20] Barbara Milrod, “Why Children Bear the Brunt of Trump’s America: The Stress Test” NewsWeek , May 19, 2017, available at http://www.newsweek.com/why-child-anxiety-rise-trumps-america-612205 ; National Scientific Council on the Developing Child, “Persistent Fear and Anxiety Can Affect Young Children’s Learning and Development”, available at http://developingchild.harvard.edu/wp-content/uploads/2010/05/Persistent-Fear-and-Anxiety-Can-Affect-Young-Childrens-Learning-and-Development.pdf, (last accessed July 2017);

National Scientific Council on the Developing Child, “Persistent Fear and Anxiety Can Affect Young Children’s Learning and Development”, available at http://developingchild.harvard.edu/wp-content/uploads/2010/05/Persistent-Fear-and-Anxiety-Can-Affect-Young-Childrens-Learning-and-Development.pdf, (last accessed July 2017)

[21] National Scientific Council on the Developing Child, “Persistent Fear and Anxiety Can Affect Young Children’s Learning and Development”, available at http://developingchild.harvard.edu/wp-content/uploads/2010/05/Persistent-Fear-and-Anxiety-Can-Affect-Young-Childrens-Learning-and-Development.pdf, (last accessed July 2017)

[22] National Scientific Council on the Developing Child, “Persistent Fear and Anxiety Can Affect Young Children’s Learning and Development”, available at http://developingchild.harvard.edu/wp-content/uploads/2010/05/Persistent-Fear-and-Anxiety-Can-Affect-Young-Childrens-Learning-and-Development.pdf, (last accessed July 2017)

[23] Walden and Ogan, “The development of social referencing,” Journal of Child Development 59(5) (1988): 1230-40.

[24] Kalina Brabeck and Qingwen Xu, “The Impact of Detention and Deportation on Latino Immigrant Children and Families: A Quantitative Exploration,” Hispanic Journal of Behavioral Sciences 32(3) (2010): 341–361

[25] Arline T. Geronimus, “How Immigration Raids Affect Birth Outcomes” (CRImmigration,: 2017) available at http://crimmigration.com/2017/03/14/how-immigration-raids-affect-birth-outcomes/ (last accessed July, 2017)

[26] Nicole L Novak, Arline T Geronimus and Aresha M Martinez Cardoso, “Change in birth outcomes among infants born to Latina mothers after a major immigration raid”, International Journal of Epidemiology (2017)

[27] Edward Vargas “Immigration enforcement and mixed-status families: the effects of risk of deportation on Medicaid use” Children and Youth Services Review 57 (2015): 83-89; Hirokazu Yoshikawa and Ariel Kalil, “The Effects of Parental Undocumented Status on the Developmental Contexts of Young Children in Immigrant Families” Child Development Perspectives 5(4) (2011): 291 297 ; Cecilia Menjívar and Andrea Gómez Cervantes, “The effects of parental undocumented status on families and children” (American Psychological Association: 2016), available at http://www.apa.org/pi/families/resources/newsletter/2016/11/undocumented-status.aspx;

Katrina Fortuny and Juan Pedroza, “Barriers to Immigrants’ Access to Health and Human Services” (The Urban Institute: 2014) available at http://www.urban.org/research/publication/barriers-immigrants-access-health-and-human-services (last accessed July, 2016).

[28] Greg Kaufman, “Why Immigrants in California Are Canceling Their Food Stamps”, Talk Poverty, March 17th, 2017, available at https://talkpoverty.org/2017/03/17/why-immigrants-california-canceling-food-stamps/ ; Annie Lowrey, “Trump’s Anti-Immigrant Policies are Scaring Eligible Families Away from the Safety Net” The Atlantic, March 24, 2017, available at https://www.theatlantic.com/business/archive/2017/03/trump-safety-net-latino-families/520779/?utm_source=twb;

[29] National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine, “The Economic and Fiscal Consequences of Immigration” (2016) available at https://www.nap.edu/catalog/23550/the-economic-and-fiscal-consequences-of-immigration

[30] National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine, “The Economic and Fiscal Consequences of Immigration” (2016) available at https://www.nap.edu/catalog/23550/the-economic-and-fiscal-consequences-of-immigration

[31] Pew Research Center, “Second Generation Americans: A Portrait of the Adult Children of Immigrants” (Pew Research Center: 2013) available at http://www.pewsocialtrends.org/2013/02/07/second-generation-americans/, (last accessed July 2017).

[32] Randy Capps and others, “Deferred Action for Unauthorized Immigrant Parents: Analysis of DAPA’s Potential Effects on Families and Children” (Migration Policy Institute, 2016) available at http://www.migrationpolicy.org/research/deferred-action-unauthorized-immigrant-parents-analysis-dapas-potential-effects-families (last accessed July 2017)

[33] Julia Gelatt and others, “State Immigration Enforcement Policies: How They Impact Low-Income Households” (Urban Institute, 2017) available at http://www.urban.org/research/publication/state-immigration-enforcement-policies#1

[34] Marilyn Metzler and others, “Adverse childhood experiences and life opportunities: Shifting the narrative” Children and Youth Services Review, (2017) 141-149, available at http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0190740916303449